El gran modernizador de Tecámac
  • 2017-03-02T02:13:20Z

El gran modernizador de Tecámac

Primero que nada, pongamos en contexto la carrera política de Aarón Urbina Bedolla, quien en 1997, decide contender por la Presidencia Municipal de Tecámac. Como una alternativa diferente, el político tecamaquense supo escuchar y encontrar soluciones a las demandas de la sociedad, y en un acto de total soberanía, gana las elecciones por la Presidencia Municipal de Tecámac.

La sociedad tecamaquense refiere que, a partir de asumir el poder, el político mexiquense ha trabajado por mejorar las condiciones de vida de los tecamaquenses. En sus propias palabras, Aarón Urbina comenta que lo más importante es la gente, trabajar sin descanso por el bienestar directo que se le puede ofrecer a sus paisanos.

En los últimos años, bajo el mandato y dirección política de Aarón Urbina Bedolla, Tecámac se ha convertido en un prototipo del municipio moderno, referente no sólo del Estado de México, sino de todo el país.

Ha sido tres veces Presidente Municipal de Tecámac y tres veces Diputado Local. En 2013, es elegido como Presidente de la Junta de Coordinación Política de la LVIII Legislatura del Estado de México.

Uno de los ejes fundamentales de sus mandatos ha sido la asistencia social. Se ha caracterizado por ser partícipe del incremento del padrón de beneficiarios de adultos mayores de programas municipales, estatales y federales.

Ha fomentado las becas de transporte para los estudiantes tecamaquenses, la repartición de útiles escolares, el mantenimiento a escuelas y centros deportivos y de esparcimiento, mismos que es fácil de constatar por el adecuado aspecto de estos últimos.

Durante sus gestiones, las obras públicas han sido trascendentales para el desarrollo del municipio; entre las más visibles se encuentran: la ampliación a 4 carriles de la Carretera Federal México- Pachuca en el tramo Tecámac- San Pedro Pozohuacan.

También es visible la construcción ordenada de puentes peatonales en lugares estratégicos del municipio, la colación de lámparas en las colonias, pueblos y fraccionamientos, así como la pavimentación de calles, la construcción de banquetas y colocación de guarniciones.

Otra de las obras importantes es la construcción desde cero del edificio del Sistema Municipal DIF Tecámac, que hoy en día es reconocido como una de las instituciones más eficientes a nivel estatal.

Aarón Urbina Bedolla es el responsable de llevar a cabo la remodelación del Palacio Municipal en 2003, con una propuesta ecléctica, que conjuga de manera primordial un estilo minimalista con un toque posmodernista.

En el tópico de la ecología y la conservación del medio ambiente, resalta un programa denominado “10x10”, iniciativa que consiste en la recolección de diez kilogramos de PET por la ciudadanía, quienes intercambian dicho material por diez productos de la canasta básica.

Otra de las iniciativas más interesantes, es que durante sus gestiones se han construido siete plantas tratadoras de agua, distribuidas en puntos estratégicos del municipio, donde de acuerdo a datos oficiales, el 95% del agua residual es tratada con el objetivo de utilizarse para funciones de riego de áreas verdes y limpieza de las avenidas más importantes de Tecámac.

Durante sus mandatos, se han gestionado las tres universidades públicas que operan en el municipio, lo que ha generado que jóvenes residentes de Tecámac tengan una mejor preparación y afronten los retos del actual estilo de vida. De esta manera, se han constituido la Universidad Tecnológica de Tecámac (UTTEC), la Universidad Mexiquense del Bicentenario (UMB) y la Universidad Politécnica de Tecámac (UPT).

En el desarrollo urbano, la movilidad y servicios de transporte de calidad, se gestionó frente al Gobierno del Estado de México, la creación del Mexibus, transporte que corre de Ojo de Agua a Ciudad Azteca, con una eficacia que reduce los tiempos de traslado y la adecuada movilización de 150,000 pasajeros al día.

Con la adopción de programas sociales, la colaboración cercana con los distintos órdenes de gobierno, así como la visionaria iniciativa de sus gobernantes, se observa en Tecámac un persistente deseo de cambio, siendo reconocido como municipio modelo no sólo para el Estado de México, sino para el país entero.

Esta iniciativa por conformarse como un municipio visionario se ha convertido en virtud, en un ente político moderno. Tecámac ha trabajo de manera ardua con el firme propósito de construir una democracia que despeje dudas y reúna voluntades.

El futuro de Tecámac parece ser más prolífero, pues como afirmó el británico Winston Churchill, un político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones.